viernes, 27 de marzo de 2015

Welcome to the age of physiology: Bienvenidos a la era de la fisiología o medición de emociones

Nota: Versión en español al final del texto en inglés


Gawain Morrison, a Belfast-based film producer, is adamant that in five years’ time, we’ll be living in the “age of physiology”: a time when anyone, anywhere will be able to track their vitals, analyse their data and put it to work for them - a constant biofeedback loop.

Morrison is doing his part to hasten this coming age. Through his previous company, Filmtrip, he helped produce the world’s first bio-responsive horror film - Unsound - in which scenes, music and sound effects would be altered based on the biometric readings of participating audience members.
Unsound used two different metrics to shape its 15-minute run-time: heart rate and galvanic skin response - a measure of the electrical conductance of skin, which varies according to sweat levels.
The film made its debut at the SXSW Festival in 2011. After the screening, Morrison recalls how one of the participants came up to him to say: “If you could figure out a way to make this go mobile, you would be on to something serious.”
Two years on, that challenge has been met. Morrison and his Filmtrip business partner Shane McCourt have launched the company Sensum, and their technology for measuring skin conductance now fits on a wristband, with wires connecting to the index and middle fingers.
When used in tandem with Sensum’s mobile and tablet app, wearers can track their physiological responses to different stimuli - be it audio, video or interactive content like websites. Morrison and McCourt envision two distinct but related applications for Sensum’s technology. There’s a pure metrics play, where it’s used to help advertisers test the emotional resonance of a piece of content. Then there is the interactive potential, as demonstrated by Unsound.

The right mood

Sensum is not alone in looking at ways to use biometric data to shape our experiences. Apple was recently awarded a patent for ‘smart’ headphone technology that could monitor user activity and physiological data, like temperature, perspiration and heart rate, and feed that back to a paired electronic device, such as an iPad or iPhone.
“Examples of physical monitoring can vary,” the patent filing says. “However, one example is that the electronic device can estimate whether the user is tired, and if so, can induce or motivate the user to continue. As another example, the electronic device can sense when the user is running uphill, and generate the appropriate motivation for the benefit of the user” - playing an energetic song, perhaps, or providing encouraging words (via Siri, no doubt).
But Apple has another reason for wanting to capture biometric data. A separate patent, filed in January, outlines a process for inferring a person’s mood - using a mix of physiological, behavioural and location data - in order to target them with appropriate content. Adverts, most likely.
Of course, using the same processes, they should be able to work out when a piece of content makes you angry and never show it to you again. Ergo, no more annoying ads.
Originally published in Impact Issue 5, April 2014Click here for more information, or to subscribe.

Versión en español: Bienvenidos a la era de la fisiologia o medición de emociones

Gawain Morrison, un productor de cine con sede en Belfast, está convencido de que en el plazo de cinco años, estaremos viviendo en la "era de la fisiología": un momento en que cualquier persona, en cualquier lugar será capaz de realizar un seguimiento de sus signos vitales, analizar sus datos y ponerla a trabajar para ellos - un bucle de biofeedback constante.


Morrison está haciendo su parte para acelerar esta edad que viene. A través de su empresa anterior, Filmtrip, él ayudó a producir la primera película de terror bio-sensible del mundo - Unsound - en los que las imágenes, la música y los efectos sonoros serían alterados en función de las lecturas biométricas de los miembros del público.
Unsound utiliza dos métricas diferentes para dar forma a sus 15 minutos de tiempo de ejecución: la frecuencia cardiaca y la respuesta galvánica de la piel - una medida de la conductancia eléctrica de la piel, que varían de acuerdo a niveles de sudor.
La película se estrenó en el Festival SXSW en 2011. Después de la proyección, Morrison recuerda como uno de los participantes se le acercó para decirle: "Si se pudiera encontrar una manera de hacer esto desde el móvil, estaría frente a algo realmente grande"
Dos años después, ese reto se ha cumplido. Morrison y su socio Filmtrip Shane McCourt han puesto en marcha la empresa Sensum, y su tecnología para medir la conductancia de la piel ahora se queda en una pulsera, con cables de conexión con el índice y el dedo medio.
Cuando se utiliza en conjunto con la aplicación móvil y la tableta de Sensum, los usuarios pueden realizar un seguimiento de sus respuestas fisiológicas a estímulos diferentes - ya sea de audio, video o contenido interactivo como sitios web. Morrison y McCourt prevén dos aplicaciones distintas pero relacionadas de la tecnología de Sensum. Es un juego de métricas puras, donde éstas se utilizan para ayudar a los anunciantes a testear la resonancia emocional del contenido de una pieza publicitaria. Luego está el potencial interactivo, como fue demostrado por Unsound

El estado de ánimo adecuado


Sensum no está solo en el estudio de formas de utilizar los datos biométricos para dar forma a nuestras experiencias. Apple recibió recientemente una patente para tecnología de auriculares "inteligentes" que pueden monitorear la actividad del usuario y los datos fisiológicos, como la temperatura, el sudor y la frecuencia cardíaca, y volcarlos a un dispositivo electrónico asociado, como un iPad o iPhone.

"Los ejemplos de seguimiento físico pueden variar", dice la presentación de la patente. "Sin embargo, un ejemplo es que el dispositivo electrónico puede estimar si el usuario está cansado, y si es así, puede inducir o motivar al usuario para continuar. Como otro ejemplo, el dispositivo electrónico puede detectar cuando el usuario está realizando una actividad física cuesta arriba, y generar la motivación apropiada para animarlo brindando otro beneficio para el usuario "- se reproduce una canción enérgica, tal vez, o la reproducción de palabras de aliento.
Sin embargo, Apple tiene otro motivo para querer capturar datos biométricos. Una patente separada, presentada en enero, describe un proceso para inferir el estado de ánimo de una persona - con ayuda de una mezcla de datos fisiológicos, datos sobre el comportamiento y la ubicación - con el fin de dirigirse a ellos con un contenido apropiado. Anuncios publicitarios lo más probable.
Por supuesto, el uso este tipo de procesos, deben ser capaz de no trabajar cuando un fragmento de contenido hace enojar al usuario, de modo de no mostrarle ese contenido de nuevo. Ergo, que no se repitan anuncios molestos.

Publicar un comentario